8/2/17

Papi.


Si mal no recuerdo creo que empecé a predicar a los 18 años y en no pocas ocasiones me ha tocado trabajar varios textos bíblicos, hacer un acercamiento sencillo y digerible para las personas que van a escuchar mi charla, conferencia o predicación.

Mi forma trabajar el texto como de costumbre siempre es desde la oración, dedicando mucho tiempo a la meditación y al silencio, como no, usando también algunos estudios teológicos, pero mi único objetivo es el de intentar expresar y poner en palabras sencillas lo maravillo de la persona de Jesús.

No se cuantas veces me ha tocado del capitulo 8 del libro de los Romanos, específicamente del versículo 15, "Porque el Espíritu que Dios les ha dado no los esclaviza ni les hace tener miedo. Por el contrario, el Espíritu nos convierte en hijos de Dios y nos permite llamar a Dios: «¡Abbá!» 

Posiblemente sea difícil para alguien que no haya tenido una buena relación con su padre terrenal poder disfrutar plenamente de la magnitud de la palabra Papá, no es mi caso, puesto que mi referente está en otra liga, es incomparable, maravilloso, intocable, ejemplar, bueno, por ya no les digo de mi Madre porque allí si es verdad que me faltaran vidas para escribir sobre ella, pero al grano...siempre he hablado desde mi condición de hijo, configurando y vinculado a la persona de Jesús, pero es que hoy, justo hoy 8 de febrero experimenté el otro lado del texto.

Ella tiene su rutina, jugamos con ella, la duchamos, Mayra le da la cena, luego pijama y a lavarse los dientes para ir a dormir, entra Mayra y se sienta con ella en la mecedora para rezar; Padre Nuestro, Ave María, San Miguel Arcángel y Ángel de la Guarda, finalizando con un Santa Gema, ¡Ruega por nosotros! todo esto con los 4 muñecos en brazos, Tedito, Lolo, Tati y Buh, tienen que estar los cuadro, ¿Se imaginan la escena?, 

Una vez ya adormecida en los brazos de la madre, yo me quedo en la habitación contigua, para esperar mi turno, siempre escucho en voz baja, ¡Papá! y es cuando me acerco cada noche para tenerla en mis brazos y mecerla de pie con los cuatro muñecos. 

Hoy al cargar a Victoria me abraza, mete su cara en mi cuello y la escucho decir; ¡Papi!,¡Papi!, con voz suave y con un abrazo muy fuerte. 

No tengo palabras para describirlo, se derrumbó mi ser, fragilidad mezclada con estremecimiento, me sentí casi el centro del universo, en ese momento sólo estábamos ella y yo. No sé, pero para mi sólo existía ella en ese momento y haré lo que sea por ella, es la destinataria de mi fuerzas. 

Hoy he vivido en mi carne quizás un poco de lo que siente Dios Padre, lo que siente por mi, por ti. ¡Yo soy, tú eres, su hijo amado, el único destinatario de toda la fuerza de su Amor!, al acabar de leer esto, dile; ¡Papito mio, Abbá, abrázame! nada más abrázame. Probablemente sea la oración más directa puedas hacer en toda tu vida. 







10/3/16

Dr. Wayne Dyer existe la omisión.


Cuando tenía 16 años mi madre puso en mis manos el mítico libro de auto ayuda “Tus zonas erróneas” del Dr. Wayne Dyer, no me acordaba mucho del contenido del libro, salvo a lo relacionado a cómo afrontar las emociones inútiles y sobre la ruptura del pasado, pero Mayra empezó  a leerlo hace un mes y me comentaba algo que desde luego no me acordaba que decía el libro, sobre los famosos convencionalismos del “debes hacer esto o aquello” porque es la norma, porque así se ha hecho siempre, o porque simplemente queda bien, parte de su tesis dice que en el fondo tienes que hacer lo que a ti te haga feliz y no lo que te sientas comprometido a hacer.

Comentábamos Mayra y yo sobre este último punto en concreto, le decía que los convencionalismos siempre estarán allí, porque son un conjunto de comportamientos admitidos por conveniencia social, por tradición, costumbre, etc., y que no está mal quedar bien, total, a todos nos gusta siempre quedar bien y muchas veces actuamos en consecuencia cuando devolvemos una llamada, una invitación, tenemos un gesto o damos un regalo, o simplemente con asistir a una reunión a la cual no nos apetece, para mí la vía errónea es intentar quedar bien con todo el mundo o pasar de todo convencionalismo rayando en lo mal educado. Creo que el equilibrio entre uno y otro extremo era posible.

Justo a la semana siguiente de haber conversado con Mayra este tema, sucede algo que me hizo repensar mi posición respecto a los convencionalismos.

Les cuento…

A los dos meses de haber llegado a vivir a Madrid, me topé con un amigo que era más cercano a mis tíos y mi hermano por edad, di con él en plena línea 1 del metro, pensaba que sería muy difícil dar con alguien conocido en la calle en otro país, sin embargo, vi bajar del vagón del tren a “sutano” que iba con su esposa y su hija, yo me bajé en el último segundo para saludarle y experimenté lo que es saludar y abrazar a alguien conocido en medio de una capital donde no conoces a nadie, estuvimos hablando unos minutos y luego compartimos números de teléfono, ese año quedamos para encontramos un par de veces en el museo del jamón, un lugar típico que todo el mundo conoce bien en Madrid, el segundo año quedamos y le conté que viajaría a Venezuela para casarme, ¡Jamón y vino de por medio!, unos años después “sutano” vino a una misa que le invité por SMS en honor de la Virgen de Coromoto, allí le presenté a Mayra y recuerdo haberle regalado un escapulario de Santa Teresita del Niño Jesús, quedamos en vernos nuevamente después de actualizar nuestros teléfonos y añadirnos en facebook, pero yo no lo busqué más, no lo hice.

Pasaron algunos años más y la verdad que el trabajo, las circunstancias y las distracciones de la vida, el olvido y el desinterés se confabularon en mí ser e hicieron que no le contactara nuevamente. “Sutano” aparece de nuevo porque se entera que un tío mio está en Madrid pasando unos días y que está en mi casa, se pone en contacto con él directamente, se ven y celebran más de 15 años sin verse, celebran la vida, encontrarse y recordar la juventud, mi tío le actualiza minuciosamente uno a uno de los amigos y familiares de la cuadra donde el vivía, eso sí, eso sí, acompañados de la mejor bebida española, ¡Vino tinto!

Aparezco para buscar a mi tío y saludar a “sutano”, y el famoso refrán “vino veritas” se hizo valer, después de un abrazo y un apretón de mano cargado de una extraña sensación, profirió su reclamo, ¡Maaalucó!, más nunca me llamaste, estoy enojado contigo, ¡Me abandonaste!, yo estoy sólo en esta ciudad, no tengo a nadie, sólo a mi mujer y a mi hija, y sólo te conocía a ti, la he pasado mal, me han pasado cosas, y no he podido decírselas a nadie y no he podido compartírselas a nadie, ni las cosas malas ni las buenas. Yo permanecí en silencio y mi corazón se estaba poniendo como una pasa, y añadió más, te tenía en el Facebook, y te quité porque vi la foto en tu perfil que tenías con el Papa Benedicto y dije; “Este maaaalucoooo que hasta estuvo cerquita de Dios, allí besándole la mano al Papa, ni se acuerda de los que estamos solos pasándola mal”, - y yo no pude decir nada más.

Después de esto me dije: Incurrí en una falta por haber dejado de hacer algo necesario y conveniente, es decir; pequé de omisión. Dr. Dyer existe la omisión, no es convencionalismo, dejar de hacer hiere, dejar de hacer deja vacíos, callar los gestos y palabras que muestren amor es desamor, seremos juzgados también por todo aquello que habiendo podido hacer no hicimos, así lo refleja la parábola de los talentos en Mateo 25.

“¡Siervo perverso y perezoso! Si sabías que cosechaba lo que no sembré y recogía lo que no cultivé, ¿por qué no depositaste mi dinero en el banco? Al menos hubiera podido obtener algún interés de él”.

Primero que nada te pido perdón a ti “sutano” protagonista de este post, ¡Dios me habló contigo!, y a ti fulano y mengano que lees esto, porque no he sabido darme a ti seguramente como esperas de mí. Sé que mi juicio será más severo porque soy consciente de lo mucho que he recibido y no he compartido por estar “cerquita de Dios”.


¡Señor ten piedad de mí!,

2/11/15

Como el ángel de Reims.

Me gustaría ir a 160 kilómetros de París, hasta la ciudad de Reims, al llegar iría directamente a su catedral, nada más para contemplar su mítico ángel ubicado del lado occidental.

Casi todos conocen su historia, es el ángel sonriente de Reims del siglo XIII, sufrió directamente las consecuencias de la devastadora primera guerra mundial el 19 de septiembre de 1.914, un ataque militar afectó su fachada que terminó con un incendio e hizo que parte de ella se cayera a pedazos, sobre este ángel sonriente cuentan que fue decapitado y su cabeza se partió en 20 pedazos, lueho fue reconstruido por el abad de la catedral al día siguiente, la figura del ángel quedó muy deteriorada como lo vemos en la foto, se pueden apreciar sus alas rotas y sin una mano, magullado, muy mal tratado, sin embargo su serena sonrisa no hace más que sacar una sonrisa a quién se le queda mirando. ¿No es así?, dicen que estar delante de este ángel causa un efecto muy curioso, los visitantes terminan viéndose entre ellos y compartiendo una sonrisa cómplice con el desconocido de al lado.

Hoy más que nunca este ángel me habla, nos habla, creo que dice una palabra, “A pesar de”, ¡Sí!, eso mismo, me dice que a él nadie le quitó la sonrisa, qué pasó por las manos del verdugo inquisidor, pasó por la lengua viperina de sus enemigos, sufrió el odio en carne propia y fue destrozado, incluso ¡hasta perdí mi cabeza!, me dice; fue allí cuando sentí que ya no había esperanza, pero siempre hay un buen Abad = un amigo, un samaritano que te reconstruye para devolverte tu misión.

“A pesar de, sonríe”, no pierdas la sonrisa, podrás decirme que lo que vives es lo peor que te ha pasado en la vida, pero tú decides si sacas lo mejor de ti para los demás o te quedas sembrado contemplándote a ti mismo y ensimismado en la situación que estás viviendo, porque sabes bien que tu Abad, tu amigo que nunca falla, Jesús, te reconstruye el corazón. Deja la queja y saca tu mejor sonrisa y provoca sonrisas en los demás.

Proverbios 15,13-15
13 Corazón alegre, cara feliz;
corazón enfermo, semblante triste.
14 La mente inteligente busca el saber,
pero los necios se alimentan de necedades.
15 Para quien está afligido, todos los días son malos;
para quien está contento, son una fiesta constante.



14/8/15

El epicentro de todo.

A propósito del blog de mi amiga Luizandra Mendoza, en su en su entrada Hábitos que valen la pena. me hizo recordar sobre esos hábitos en casa que valen la pena fomentar.  Luizandra comentaba elocuentemente que se sentía muy agradecida de que su padre les daba clases de historia y geografía en el carro (coche) durante el viaje de vacaciones, clases a la que mi amiga ponía mucho interés como buena niña que era, Jajaja. Hoy día ella reza para que sus hijas le presten atención al menos ese 10% que ella decía prestaba su papá, la verdad que lo veo difícil con tanto entretenimiento tecnológico.

Entre los hábitos que valen la pena fomentar y me parece que actualmente están en desuso en algunos hogares, es el de sentarse a platicar en el salón, la imagen es la siguiente; Papá y Mamá e hijos entados indistintamente en sillas y sofás, normalmente después de una comida, todos recostados del espaldar pero no dormirnos, allí se habla de todo, de historia, arte, política, pasado, presente y futuro, de religión, de ocio, etc.,  me acuerdo cuando se hablaba de educación, sobre los comportamientos propios y ajenos, y sin saber nos hacían tener una auto crítica, un discernimiento sobre lo que era impropio o no, ¿Qué estuvo bien y que estuvo mal?,  era todo un proceso educativo de valores encubierto por ese par de maestros por vocación como lo son mis padres. Para ser honestos no que no era nada normal, parecíamos más bien una familia Inglesa a la hora del té que una Venezolana.

La familia son “aquellas personas que no escogemos pero que Dios pone en nuestro camino desde el momento en el que nacemos”, y cito al blog de Tamara Falcó - Familia yo hoy no sólo doy gracias la familia por la que tengo desde antes de nacer, por supuesto, ¡La mejor del mundo!, sino por la que un día decidí tener, ¡Sí! la de mi esposa y desde que nos casamos es la mía también. Los Carreño´s Roa, tienen algo que me cautivó desde que les conocí y que se asemejaba a lo que estaba acostumbrado. ¡La unidad!, se divierten, celebran, se reúnen, viajan, todo lo hacen juntos. Tengo claro como Tamara Falcó que en cada familia “No somos ni mejores ni peores pero nos ayudamos siempre. No nos juzgamos, nos perdonamos y nos queremos.” y de eso no se dice más, estos valores son nuestro baluarte, (entiéndase como amparo y defensa de algo o alguien) y eso es pase lo que pase.

También doy gracias por la familia que no elegí yo, sino la que eligieron mis hermanos, sus familias también son la mía, me siento orgulloso de ellos y su elección, y gracias Señor te doy por todos los que me quieren como si yo fuese su familia, son tantas personas que me sonrojo en pensar tanto amor gratuito e inmerecido.

Hoy empiezo a leer un regalo de cumpleaños: El Valor Humilde del Perdón, del Papa Francisco. Espero me sea de provecho humano y espiritual para vivir en plenitud los valores de la Familia. Para mi la familia es lugar real desde el que parte y se origina algo y que tiende a propagarse, sí el Epicentro de todo. 

Justo hoy celebro desde la distancia los 33 años de sacerdocio de un gran amigo, confesor y  confidente quien me presentó a Jesucristo, Mons. Roberto Sipols, y también celebro la memoria de un clérigo franciscano convenual polaco, San Maximiliano Kolbe, su historia viene como anillo al dedo para la lectura de este post, te la comparto.

    San Maximiliano María Kolbe. 

Es este uno de los mártires modernos. Murió en la Segunda Guerra Mundial. Había sido llevado por los nazis al terrorífico campo de concentración de Auschwitz. 

Un día se fugó un preso. La ley de los alemanes era que por cada preso que se fugara del campo de concentración, tenían que morir diez de sus compañeros. Hicieron el sorteo 1-2-3-4...9...10 y al que le iba correspondiendo el número 10 era puesto aparte para echarlo a un sótano a morirse de hambre. De pronto al oírse un 10, el hombre a quien le correspondió ese número dio un grito y exclamó: "Dios mío, yo tengo esposa e hijos. ¿Quién los va a cuidar?".

En ese momento el padre Kolbe dice al oficial: "Yo me ofrezco para reemplazar al compañero que ha sido señalado para morir de hambre".

El oficial le responde: ¿Y por qué?

- Es que él tiene esposa e hijos que lo necesitan. En cambio yo soy soltero y solo, y nadie me necesita.

El oficial duda un momento y enseguida responde: Aceptado.

Y el prisionero Kolbe es llevado con sus otros 9 compañeros a morirse de hambre en un subterráneo. Aquellos tenebrosos días son de angustias y agonías continuas. El santo sacerdote anima a los demás y reza con ellos. Poco a poco van muriendo los demás. Y al final después de bastantes días, solamente queda él con vida. Como los guardias necesitan ese local para otros presos que están llegando, le ponen una inyección de cianuro y lo matan.

Fue el 14 de agosto de 1941.



30/7/15

Tres piedras y tres golpes


Acompaño este escrito con un cántico del exilio del pueblo de Israel, Salmo 137 que se encuentra al final, y una canción que me gusta mucho y que puede ayudar de fondo mientras lees, Never- All The Luck In The World.



No llegan a 22 años, ambos estudian en la universidad y son de clase media, solían celebrar el mes de febrero con rosas, cine y besos a media luz, decidieron que así debería ser por siempre, y que nadie les arrebataría el amor que había entre ellos, ¿Qué habría que hacer para eternizar lo que ahora sentimos? Le preguntó ella cuando estaban sentados en el pasillo que une sus aulas en la hora del descanso, el calor a las 13:00hrs en FACYT no te deja pensar bien, pero como para salir del paso él respondió: ¡Luchar y aguantar!... por supuesto con poca fe en lo que decía.

Se les abrió una ventana para lograr asegurar su amor a futuro, pondrían en ello su energía, valentía y determinación en cambiar el aquí y el ahora, por el allá y el mañana. Estar bien en el mañana haría que ambos cambiaran su idílico mes de febrero rosa, por unas pancartas reivindicativas llenas de derechos para exigir seguridad, neumáticos para frenar el paso negligente de un gobierno, gritos llenos de furia y clamores con lágrimas de rabia atascadas en la garganta, una primera piedra fue lanzada como defensa ante el nepotismo, ante lo que es un derecho a un futuro seguro y próspero, las demás piedras también llevaban títulos; ¡Basta ya!, mediocre, imbécil, sucio, militar indigno… los golpes de muchas piedras terminaron con cifras. Sobre las víctimas ocurridas desde el 12 de febrero 2014, se informó que se saldó con  41 fallecidos hasta ahora, más 600 lesionados, y con presos políticos.

La segunda piedra fue lanzada con tiempo de preparación, un año y cinco meses para ser más exactos, esta vez su golpe sólo impactó a su familia, especialmente a sus padres, tíos y amigos, aunque sus amigos le dijeron que golpes como esos ya quisieran dar ellos, esta vez el título de la piedra fue ¡Me voy!, me acaban de regalar el pasaje a Estados Unidos. Todo sucedió justo el mismo día en que le fue aprobada la Visa Americana, ella  sólo se quedó con la primera parte de la respuesta de su novio en aquél pasillo caluroso de la Universidad de Carabobo ¡Luchar!, y por eso decidieron irse.

El golpe de la tercera piedra lo ha recibido una mujer preciosa, delicada, y con mucho coraje, mujer única y que no se parece ni quiere parecerse a ninguna otra, ella es esbelta y atractiva, pero está moreteada, sí, mi preciosa Venezuela recibió un golpe que ahora no  lo vemos, no lo sentimos tan fuerte de momento, pero debajo de sus vestidos hay hematomas que necesitan tratamiento urgente. ¡Duele!, duele y reduele ver a los jóvenes venezolanos irse de su país. Desde ayer una carrera universitaria a menos, antes fue su novia.

Con todo mi cariño a mi sobrino John, que su historia representa una muestra de la realidad de lo jóvenes en Venezuela.

Salmo 137
Junto a los ríos de Babilonia, nos sentamos y lloramos
    al pensar en Jerusalén.
Guardamos las arpas,
    las colgamos en las ramas de los álamos.
Pues nuestros captores nos exigían que cantáramos;
    los que nos atormentaban insistían en un himno de alegría:
    «¡Cántennos una de esas canciones acerca de Jerusalén!».
¿Pero cómo podemos entonar las canciones del Señor
    mientras estamos en una tierra pagana?
Si me olvido de ti, oh Jerusalén,
    que mi mano derecha se olvide de cómo tocar el arpa.
Que la lengua se me pegue al paladar
    si dejo de recordarte,
    si no hago de Jerusalén mi mayor alegría.
Oh Señor, recuerda lo que hicieron los edomitas
    el día en que los ejércitos de Babilonia tomaron a Jerusalén.
«¡Destrúyanla! —gritaron—.
    ¡Allánenla hasta reducirla a escombros!».
Oh Babilonia, serás destruida;
    feliz será el que te haga pagar
    por lo que nos has hecho.
¡Feliz será el que tome a tus bebés
    y los estrelle contra las rocas!


27/7/15

Fui multado en Lugo con corazón.


Hace cuatro meses estuve  trabajando un día en la ciudad de Lugo, acompañaba a una conferenciante que daría una ponencia sobre la inteligencia espiritual en un congreso de educadores católicos, llegamos muy temprano al lugar del evento y estacionamos el coche al frente del lugar en zonal azul, sabía que el sistema de supervisión no comenzaría hasta las 9:00 am, total era unos minutos, luego saldría un segundo y pondría el ticket, pero mi memoria me jugó una mala pasada, me distraje dentro del congreso y no me di cuenta hasta las 12:40am que no había puesto el ticket del parking.

Al percatarme de mi olvido, salí corriendo a ver si había sido multado, y efectivamente el papelito de la infracción  indicaba que había sido multado con 100€ por aparcar sin abonar el valor del estacionamiento. ¡Qué dolor!, ¡Qué rabia!, ¡Bendita mi memoria, y que falta de concentración!, pues nada, a leer las condiciones para ver si puedo gozar de un pronto pago de 50% como sucede en Madrid, pero al leer el dorso del papel, la ordenanza municipal decía;" Usted puede anular dicha factura, siempre que no se superen los 30 minutos, el pago de 1,55€ o de 7€ si se ha perdido el ticket o excede la los 30 minutos previstas de la anulación", además de si usted paga dentro de los 20 primeros días, las multas pueden llegar a reducirse a 50 euros.

No llevaba ni un euro encima, fui al cajero, retiré el dinero y antes de pagar coincidí con el agente de tráfico que me confirmó lo que había leído, añadió, además si usted quiere no pague hoy los 7€, tiene quince días para pagar esos 7€ y quitarse la multa, también puede hacerla por Internet, o llamando al teléfono tal... y de su cuenta bancaria se lo descuentan, para mí todo eso eran buenas noticias comparándolas con mis experiencias hostiles con las multas que me habían puesto en Madrid. ¡Qué buen trato!, ¡Qué misericordiosos y benevolentes! Pues, ni corto, ni perezoso y con dinero en mano, no dude en abonar en el acto los 7€, y que me suponían 93€ de ahorro. ¡Uff!

Algo debía de hacer como un gesto-respuesta ante tal benevolencia de la comunidad autónoma de Galicia, quizás ellos ni se enteren, pero por medio de esta nota quiero decirles: ¡Gracias!, por pensar con el corazón, por ser más humanos, por tener estos recursos para enmendar nuestros errores, descuidos, todo lo contrario del ánimo recaudatorio que tiene el sistema de tráfico de la comunidad de Madrid.

Ahora bien, ¿Sabías que el próximo año el Papa Francisco lo declaró el año de la Misericordia? Del 8 de diciembre de 2015, al 20 de noviembre de 2016, celebraremos. “El Jubileo extraordinario que tendrá en el centro la Misericordia de Dios”.  Será un año especial que nos permitirá experimentar lo mucho que Dios nos ama, nos llenará de esperanza, de que no se han agotado sus misericordias, que su amor es infinito y que se renueva todas las mañanas al salir el sol, que siempre hay una oportunidad para acercarnos a él…

… porque saber que tienes oportunidad de arreglar las cosas y evitar que lleguen al límite, a “últimas instancias”, te proporciona de una tranquilidad incomparable. Porque saber que existe una forma de enmendar una infracción y no pagar el precio que debías pagar realmente, supone un gozo indescriptible. Saber que te has librado de una multa gorda acudiendo a un recurso legal es un buen sistema que ayuda a una auto corrección.

Encontrarte con la noticia de que todavía tienes tiempo para cambiar una realidad, te llena de esperanza.

Aprovechemos al máximo este hermoso recurso del Jubileo de la Misericordia y hacer cuentas con El Señor, allí donde tu deuda era grande, es allí donde queda prácticamente saldada por su benevolencia.


¡El fiel amor del Señor nunca se acaba!

    Sus misericordias jamás terminan.
Grande es su fidelidad;
    sus misericordias son nuevas cada mañana.
Me digo: «El Señor es mi herencia,
    por lo tanto, ¡esperaré en él!». 

Lamentaciones 3,22-23

15/6/15

Yo para Victoria soy.

Evidentemente estoy excusado por tener tanto tiempo sin escribir, todo el mundo me lo decía; “No tendrás tiempo de nada, al menos los primeros meses”, pues nada de llevar la contraria… ¡Lo confirmo!,  hacemos milagros con los tiempos y eso que contamos con la ayuda de mis suegros que nos acompañan y luego la de mis padres que también nos echaran una mano para felizmente poder organizarnos con nuestra maravillosa realidad al lado de Victoria.

Voy tarde con este post, pero seguro alguno por allí no lo sabe, yo tenía la firme convicción de que Victoria Gema nacería el día 13 día de la Virgen o el día 14 Mayo día de la propia fiesta litúrgica de Santa Gema  de Galgani, ya que Mayra salía de cuentas para el día 12, pero eso  fue un deseo romántico religioso que tenía , porque sólo El Señor sabía la hora y la fecha, nació el 8 de Mayo a la 1:10 horas; hora en que todo el mundo estaba dormido,  y al final tuvimos la experiencia de lo inesperado, la adrenalina de la espera de la llegada de una hija.  

Aunque suena a un cliché, debo decirlo. ¡Es impresionante!, ¡Te cambia la vida!, ¡Indescriptible!, lo que sientes es único, son tantas cosas que quieres decir y nunca tendrás palabras para expresarlo. Es tanto lo que El Señor me está diciendo con esta nueva experiencia que tendría para escribir cada día un artículo, me he dado cuenta  que hay textos bíblicos que predicaba y comentaba con un acercamiento muy limitado, porque al ver la relación de Jesús con su Padre sólo tenía referencia de mi relación desde el punto de vista de hijo, desde un solo ángulo la relación hijo – Padre, pero ahora puedo experimentar sentimientos similares a los de Dios como Papá. Estando en la clínica, Mayra descansando y Victoria en el nido, en silencio a mirarme en el espejo, me miré detenidamente y detalle mi rostro y me dije; ¡Eres Padre!, ¡Ya eres Padre!, ¡Hola Papá!

Yo para Victoria soy su proveedor, cuidador, pastor, creador, quien la engendró, quien la vigila de día de noche, velo por su respirar, me preocupo si se queda sin aire por las noches, le cambio los pañales, y no pongo cara de asco, la baño, la visto, la mimo, le saco los gases que le hacen llorar y no la dejan dormir, me trasnocho con los cólicos, mi 1,89 cm para sus 54cm hacen que sea enorme para ella, la protejo de posibles insectos que se hayan colado en casa, sufro al verla llorar, la sobo, le canto, le hablo, cambio mi voz y le bailo, la peino, le saco los mocos, la pienso, imagino su futuro, me organizo para su futuro y me configuro para dejar cosas seguras y darle su estabilidad, incluso un día con Mayra pensamos una día hasta… ¿Y si no estamos? en quién velaría por ella.  La amo, la amamos.

Dios para ti es tu Padre proveedor: Nunca te ha faltado nada, da gracias. 
Padre pastor: Ha cuidado y cuida de ti guiándote por caminos rectos.
Padre Creador: Es quién te pensó desde siempre en el amor. No eres casualidad.
Padre que engendró: El desde la eternidad te formó dentro del vientre materno. Eres hecho con amor.
Padre que vigila tu vida: Con ojos de amor permanece atento a todo lo que haces, te mira con ternura.
Padre que vela por tu respirar: Tu vida vale todo para Dios, no duerme cuidándote.
Padre que cambia tus pañales: No le importa cuán bajo hayas caído, no mira cuán sucio hayas estado. No siente asco de ti, te abraza con su abrazo.
Padre que te baña: Te limpia de tus impurezas, con su amor te hace agradable a su presencia. ¡Tú vales!
Padre que viste: Te da nuevas fuerzas, te cubre de nueva apariencia, te hace hermoso ante todos.
Padre que mima: No me digas que no lo sientes. Mira el sol de cada día, un paisaje distinto para ti. Días llenos de cosas nuevas, abre los ojos del alma y aprecia lo bendecido que eres.
Padre que te saca los gases: Con suaves palmadas saca de ti lo que te hace daño interiormente, por eso lloras algunas veces, su palmada es sanadora, saca lo que te hace daño y molesta, es verdad que cuando sale hace ruido y no huele bien, pero es mejor vivir si ese gas, ¿Perdonar? Sí, saca el odio que tienes dentro y perdona para que puedas descansar y dormir tranquilo.
Padre que se trasnocha con tus cólicos: Sabe bien que te hace mal, sabe que te afecta, te ve sufrir por ello y te acompaña en el dolor, sabe cada una de las lágrimas que han salido por el dolor que has vivido, pero no te deja sólo, se trasnocha contigo.
Padre enorme y grande para ti: Su inmensidad sobrepasa tu pequeñez, ¿Alguien es acaso más grande que Dios?, no lo hay, no existe.
Padre que protege de los insectos: Dios está pendiente de todo bicho malo que quiere hacerte daño, permanece atento a lo que pueda suceder. Es Dios activo en tu vida, no pasivo.
Padre que sufre cuando lloras: Está a tu lado. A tu lado. A tu lado.
Padre que te soba: Cuando te lastimas, siente el roce del viento, el agua del mar, el picor del sol.
Padre que te canta: Oye los pájaros de forma distinta desde hoy, presta atención a esos sonidos, no dejes que pasen desapercibido a tus oídos, el sonido del viento en las cosas.
Padre que te habla y cambia su voz: Usa a las personas para hablarte, toma voces prestadas para guiarte, se humilde y mira bien quien te dice que, porque lo dice, el mensaje de bondad y cuidado que Dios te da por medio de tus cercanos, debajo de tu mismo techo hay voces que te dicen de Dios. ¿Y su Palabra?, ¿La lees?, deja el miedo y empieza a leerla de una vez por todas. Empieza por el libro de los proverbios.
Padre que te baila: Jajaja, Su alegría desborda en todo lo creado, hizo el movimiento para deleitar tus ojos, analízalo con la física, pero a tu mirada es baile, danza, mira el mover de las cosas, se consiente… ¿Se mueve tu corazón?
Padre que te peina: Cuida hasta del aspecto que llevas, quiere que luzcas bien, que te miren y digan que guapo (a), Dios te quiere tanto que al cambiarte el pañal no sólo te deja limpio, sino que mejora tu aspecto, ¿Será tiempo de una buena confesión?, puede ser…
Padre que te saca los moscos: Te asfixia el ritmo de vida que llevas, te agobia y sientes que no puedes más, sientes que lo has intentado todo y te sientes sin fuerzas. ORACIÓN: Señor! Por favor, quita aquello que nos impide ser libres, que no nos deja tener el gozo y disfrutar de lo que nos das, teniéndolo todo somos infelices y nos sentimos asfixiados, deja que entre en mi tu fresco respirar, renuévame.
Padre que te piensa e imagina tu futuro: Dios tiene un plan maravilloso para ti, es un proyecto de vida feliz, es bueno lo que él ha pensado, no deja de verte proyectado como mujer, hombre realizado.
Padre que te asegura estabilidad: Estabilidad que sólo él puede ofrecerte y cumplir, muchas falsas promesas se te han hecho, de amor, laborales, familiares, pero con Dios es distinto, lo que él ha prometido va a misa, Jajaja. El mismo es estabilidad. El mismo es la promesa, el mismo es el punto de partida y llegada. El cielo es tuyo.
¡Padre que siempre está!: No encarga su trabajo en nadie más, aun cuando no le sientas, ni le veas por ningún lado, él está. No te dejará, ni te abandonará jamás.
¡Padre que te Ama!

Si esto puedo sentirlo yo, no les puedo explicar lo que siente Mayra cuando amamanta a nuestra hija. ¡INDESCRIPTIBLE!

«No dejará que tropiece tu pie, no dormirá quien te protege. No duerme, no está dormido el protector de Israel. El Señor es quien te cuida, es tu sombra protectora. De día el sol no te hará daño, ni la luna de noche. El Señor te protege de todo mal, él protege tu vida. El Señor protege tus idas y venidas desde ahora y para siempre.»

SALMOS 121,3-8 BHTI